domingo, 28 de febrero de 2016

Una adaptación escolar de "Yerma", de Federico García Lorca.

El IES Miguel Servet y Servetus Studio han realizado esta adaptación de la genial obra lorquiana, que ha sido simplificada por la escritora aragonesa Encarnación Ferré. No os la perdáis.


Pablo Alborán: "Palmeras en la nieve"

Con esta canción, Pablo Alborán acaba de ganar el Goya 2016 a la mejor canción de película, "Palmeras en la nieve", que sirve de colofón a la película del mismo título inspirada en la novela de la aragonesa Luz Gabás.


Más información:

lunes, 22 de febrero de 2016

"El alcalde de Zalamea", de Calderón de la Barca

En estos días se representa en el Teatro Principal de Zaragoza una obra muy recomendable: El alcalde de Zalamea, de Calderón de la Barca, en versión de la Compañía Nacional de Teatro Clásico.
No os la perdáis.


Más información:

martes, 16 de febrero de 2016

"La novia", de Paula Ortiz: Un Lorca de cine

La directora de cine aragonesa Paula Ortiz, hija de nuestros compañeros Tomás y Gloria, ha realizado en La novia una adaptación fílmica de la obra lorquiana Bodas de sangre, con la que ha obtenido 2 premios Goya y 12 nominaciones a los premios de la Academia del Cine.

En la web del Instituto Cervantes encontramos esta entrevista con la directora.

viernes, 5 de febrero de 2016

"Siboney", una canción cubana universal

Seguimos con la música cubana. Ahora hablamos de "Siboney", una canción con nombre de pueblo y que también dio lugar a una película. Nos explicamos.

Los siboney o taíno-siboney ('habitantes de cuevas' en taíno clásico, lengua arawak de los indígenas del Caribe) era un pueblo que estaba entre los ocupantes aborígenes de las Antillas del Mar Caribe. Cuando los europeos llegaron a América, los siboney ocupaban territorios en Cuba occidental y en la parte occidental de La Española (en lo que actualmente se corresponde con Haití).

"Siboney" es una canción cubana de 1929, compuesta por Ernesto Lecuona, y habla de una linda muchacha de ese pueblo que enamora al cantante. La canción se hizo tan famosa que ha sido interpretada por cantantes tan famosos como: Dizzy Gillespie, Nana Mouskouri, Mario Lanza, Bing Crosby (acompañado por Xavier Cugat y orquesta), Plácido Domingo, José Carreras, Los Panchos, Paco de Lucía, Ana Belén, Alfredo Kraus...

La canción sirvió como inspiración para la película mexicana-cubana Siboney (1938), dirigida por Juan Orol y protagonizada por María Antonieta Pons.

He aquí algunas versiones



Siboney 
Yo te quiero, yo me muero 
por tu amor. 
Siboney...
En tu boca 
La miel puso su dulzor. 

Ven a mí
que te quiero 
Y que todo tesoro,
eres tu para mí. 

Siboney...
al arrullo 
de tus palmas,
pienso en ti. 

Siboney
de mis sueños,
si no oyes la queja de mi voz. 
Siboney, si no vienes 
me moriré de amor... 

Siboney,
de mis sueños, 
Te espero con ansia en mi caney
Porque tu eres el dueño 
de mi amor,
Siboney. 

Oye el eco de mi canto de cristal... 
No se pierda por entre el rudo manigual.

Dos apuntes lingüísticos para terminar: el caney es el nombre que dan en Cuba a las sencillas viviendas indígenas, con paredes circulares y techo en forma cónica, todo hecho de madera.

Y en cuanto a manigual, que aparece en el DRAE, significa "Terreno poblado de manigua" (es decir, conjunto de hierbas y arbustos). Y aclara que es voz taína.

"El manisero", de Moisés Simón. Otro éxito cubano

Pues ya que hemos empezado con las canciones cubanas, ahí va esta compuesta por Moisés Simón y universalizada sobre todo por Antonio Machín: "El manisero".


La canción remite a un tiempo, años 20 del siglo XX más o menos, cuando los maniseros vendían cucuruchos de manís o cacahuetes. Por cierto, palabra que admite también el plural manises. Nunca te acostarás...

"Guantanamera", música para los versos de José Martí

"Guantanamera" es una de las canciones cubanas más conocidas, junto con "El manisero" y "Siboney". La isla ha sido siempre patria de grandes artistas, como Silvio Rodríguez y Pablo Milanés.

La letra de "Guantanamera" está tomada de los Versos sencillos del poeta nacional de Cuba, José Martí  (1853-1895). Y la versión más popular tiene música de Julián Orbón. Por cierto, que "guajira" significa "muchacha joven", y "guantanemera" es la natural de Guantánamo, una palabra que solemos oír en los telediarios como lugar donde se violan los más elementales derechos de las personas: el derecho a un juicio justo. Sí, me estoy refiriendo a la tétrica cárcel de seguridad norteamericana, donde se retiene a la gente durante años sin que sus causas sean vistas en sede judicial.

Hay versiones para todos los gustos: Julio Iglesias, Celia Cruz, Compay Segundo, José Feliciano, Pavarotti, Plácido Domingo, Zucchero (en italiano), Joe Dassin (en francés)... Aquí ofrecemos una de Lucrecia. A disfrutar.


Añadimos también la versión de Joan Baez:


Guantanamera,
guajira, guantanamera,
guantanamera
guajira, guantanamera.

Yo soy un hombre sincero
de donde crece la palma,
yo soy un hombre sincero
de donde crece la palma,
y antes de morirme quiero
echar mis versos del alma.

Guantanamera,
guajira, guantanamera,
guantanamera
guajira, guantanamera.

Mi verso es de un verde claro
y de un carmín encendido,
mi verso es de un verde claro
y de un carmín encendido.
Mi verso es un ciervo herido
que busca en el monte amparo.

Guantanamera,
guajira, guantanamera,
guantanamera
guajira, guantanamera.

Cultivo la rosa blanca
en junio como en enero,
Cultivo la rosa blanca
en junio como en enero
para el amigo sincero
que me da su mano franca.

Guantanamera,
guajira, guantanamera,
guantanamera
guajira, guantanamera.


Y para el cruel que me arranca
el corazón con que vivo,
y para el cruel que me arranca
el corazón con que vivo,
cardo ni ortiga cultivo,
cultivo la rosa blanca.

Guantanamera,
guajira, guantanamera,
guantanamera
guajira, guantanamera.

No me pongan en lo oscuro
a morir como un traidor,
no me pongan en lo oscuro
a morir como un traidor.
Yo soy bueno y, como bueno,
moriré de cara al sol.

Guantanamera,
guajira, guantanamera,
guantanamera
guajira, guantanamera.

Con los pobres de la tierra
quiero yo mi suerte echar,
con los pobres de la tierra
quiero yo mi suerte echar.
El arroyo de la sierra
me complace más que el mar.

Guantanamera,
guajira, guantanamera,
guantanamera
guajira, guantanamera.

Tiene el leopardo un abrigo
en su monte seco y pardo,
tiene el leopardo un abrigo
en su monte seco y pardo.
Yo tengo más que el leopardo
porque tengo un buen amigo.

Guantanamera,
guajira, guantanamera,
guantanamera
guajira, guantanamera.

Guantanamera,
guajira, guantanamera,
guantanamera
guajira, guantanamera.

martes, 2 de febrero de 2016

"El gran dictador", de Charlie Chaplin

The Great Dictator es una película de 1940, dirigida y protagonizada por el genial Charlot. Una sátira magnífica del fascismo y el nazismo. Chaplin, al que accidentalmente confunden los nazis con Hitler, se dirige al final de la película a la nación a través de la radio. Y este es el memorable discurso que dirige a todos nosotros:


Este discurso fue leído por los alumnos del Avempace para conmemorar el Día de la Paz

The Great Dictator's Speech
"I’m sorry, but I don’t want to be an emperor. That’s not my business. I don’t want to rule or conquer anyone. I should like to help everyone - if possible - Jew, Gentile - black man - white. We all want to help one another. Human beings are like that. We want to live by each other’s happiness - not by each other’s misery. We don’t want to hate and despise one another. In this world there is room for everyone. And the good earth is rich and can provide for everyone. The way of life can be free and beautiful, but we have lost the way.
     Greed has poisoned men’s souls, has barricaded the world with hate, has goose-stepped us into misery and bloodshed. We have developed speed, but we have shut ourselves in. Machinery that gives abundance has left us in want. Our knowledge has made us cynical. Our cleverness, hard and unkind. We think too much and feel too little. More than machinery we need humanity. More than cleverness we need kindness and gentleness. Without these qualities, life will be violent and all will be lost....
     The aeroplane and the radio have brought us closer together. The very nature of these inventions cries out for the goodness in men - cries out for universal brotherhood - for the unity of us all. Even now my voice is reaching millions throughout the world - millions of despairing men, women, and little children - victims of a system that makes men torture and imprison innocent people.
     To those who can hear me, I say - do not despair. The misery that is now upon us is but the passing of greed - the bitterness of men who fear the way of human progress. The hate of men will pass, and dictators die, and the power they took from the people will return to the people. And so long as men die, liberty will never perish. .....
     Soldiers! don’t give yourselves to brutes - men who despise you - enslave you - who regiment your lives - tell you what to do - what to think and what to feel! Who drill you - diet you - treat you like cattle, use you as cannon fodder. Don’t give yourselves to these unnatural men - machine men with machine minds and machine hearts! You are not machines! You are not cattle! You are men! You have the love of humanity in your hearts! You don’t hate! Only the unloved hate - the unloved and the unnatural! Soldiers! Don’t fight for slavery! Fight for liberty!
     In the 17th Chapter of St Luke it is written: “the Kingdom of God is within man” - not one man nor a group of men, but in all men! In you! You, the people have the power - the power to create machines. The power to create happiness! You, the people, have the power to make this life free and beautiful, to make this life a wonderful adventure.
Then - in the name of democracy - let us use that power - let us all unite. Let us fight for a new world - a decent world that will give men a chance to work - that will give youth a future and old age a security. By the promise of these things, brutes have risen to power. But they lie! They do not fulfil that promise. They never will!
     Dictators free themselves but they enslave the people! Now let us fight to fulfil that promise! Let us fight to free the world - to do away with national barriers - to do away with greed, with hate and intolerance. Let us fight for a world of reason, a world where science and progress will lead to all men’s happiness. Soldiers! in the name of democracy, let us all unite!
"Lo siento. Pero... yo no quiero ser emperador. Ese no es mi oficio, sino ayudar a todos si fuera posible. Blancos o negros. Judíos o gentiles. Tenemos que ayudarnos los unos a los otros; los seres humanos somos así. Queremos hacer felices a los demás, no hacernos desgraciados. No queremos odiar ni despreciar a nadie. En este mundo hay sitio para todos y la buena tierra es rica y puede alimentar a todos los seres. El camino de la vida puede ser libre y hermoso, pero lo hemos perdido. La codicia ha envenenado las armas, ha levantado barreras de odio, nos ha empujado hacia las miserias y las
matanzas.
      Hemos progresado muy deprisa, pero nos hemos encarcelado a nosotros mismos. El maquinismo, que crea abundancia, nos deja en la necesidad. Nuestro conocimiento nos ha hecho cínicos. Nuestra inteligencia, duros y secos. Pensamos demasiado, sentimos muy poco.
     Más que máquinas necesitamos más humanidad. Más que inteligencia, tener bondad y dulzura.
     Sin estas cualidades la vida será violenta, se perderá todo. Los aviones y la radio nos hacen sentirnos más cercanos. La verdadera naturaleza de estos inventos exige bondad humana, exige la hermandad universal que nos una a todos nosotros.
     Ahora mismo, mi voz llega a millones de seres en todo el mundo, millones de hombres desesperados, mujeres y niños, víctimas de un sistema que hace torturar a los hombres y encarcelar a gentes inocentes. A los que puedan oírme, les digo: no desesperéis. La desdicha que padecemos no es más que la pasajera codicia y la amargura de hombres que temen seguir el camino del progreso humano.
     El odio pasará y caerán los dictadores, y el poder que se le quitó al pueblo se le reintegrará al pueblo, y, así, mientras el Hombre exista, la libertad no perecerá.
     Soldados:
     No os entreguéis a ésos que en realidad os desprecian, os esclavizan, reglamentan vuestras vidas y os dicen qué tenéis que hacer, qué decir y qué sentir.
     Os barren el cerebro, os ceban, os tratan como a ganado y como carne de cañón. No os entreguéis a estos individuos inhumanos, hombres máquina, con cerebros y corazones de máquina.
     Vosotros no sois ganado, no sois máquinas, sois Hombres. Lleváis el amor de la Humanidad en vuestros corazones, no el odio. Sólo los que no aman odian, los que nos aman y los inhumanos.
     Soldados:
     No luchéis por la esclavitud, sino por la libertad. En el capítulo 17 de San Lucas se lee: "El Reino de Dios no está en un hombre, ni en un grupo de hombres, sino en todos los hombres..." Vosotros los hombres tenéis el poder. El poder de crear máquinas, el poder de crear felicidad, el poder de hacer esta vida libre y hermosa y convertirla en una maravillosa aventura.
     En nombre de la democracia, utilicemos ese poder actuando todos unidos. Luchemos por un mundo nuevo, digno y noble que garantice a los hombres un trabajo, a la juventud un futuro y a la vejez seguridad. Pero bajo la promesa de esas cosas, las fieras subieron al poder. Pero mintieron; nunca han cumplido sus promesas ni nunca las cumplirán. Los
dictadores son libres sólo ellos, pero esclavizan al pueblo. Luchemos ahora para hacer realidad lo prometido. Todos a luchar para liberar al mundo. Para derribar barreras nacionales, para eliminar la ambición, el odio y la intolerancia.
     Luchemos por el mundo de la razón.
     Un mundo donde la ciencia, el progreso, nos conduzca a todos a la felicidad.
     Soldados:
     En nombre de la democracia, debemos unirnos todos."
Más información: