martes, 30 de junio de 2015

Eton College, la "prep school" más famosa del mundo


Eton College es una escuela privada del Reino Unido, cercana a Windsor, célebre localidad famosa por su castillo y muy unida a la familia real británica.

Los "Old Etonians", los antiguos estudiantes de Eton, forman un lobby poderoso, al que pertenecen por ejemplo el primer ministro británico, David Cameron, o los actores Hugh Laurie (el doctor House) y Eddy Redmayne. Allí estudiaron también políticos como Walpole, Pitt, gladstone, Macmillan, Douglas-Home, generales como Wellington y Rawlinson, jueces como Jonathan Sumption, escritores como Aldous Huxley, George Orwell, economistas como John Maynard Keynes, los hijos de Lady Di Guillermo (el de Kate Middleton) y Eduardo (el príncipe Harry, popularmente conocido por "príncipe Jarra", por su afición a la cerveza), príncipes como Nirajan de Nepal, deportistas, banqueros...

En fin, todo un mundo de personalidades de la nobleza y el dinero, británicos y extranjeros. Los chicos de Eton suelen después copar las plazas en las universidades de Oxford y Cambridge, otro importante lobby, "Oxbridge", de donde salen los políticos, financieros, jueces, etc., del Reino Unido.

En verano, la prep-school está casi vacía de estudiantes, pero llena de turistas que se pasean también por el pueblo, por las sastrerías que hacen los uniformes estudiantiles, los restaurantes, las casas de fotografía que todos los años exponen las orlas de los graduados, las calles con floreros con petunias rojas y azules y banderas británicas por todas las esquinas.

Cyryl Conolly, en su autobiográfica Enemigos de la promesa, habla de un tema tabú, la homosexualidad, más frecuente de lo que las autoridades de la escuela querrían reconocer, y de otro tema que sí es públicamente reconocido: la frecuencia con que los colegiales se casan con las hermanas de otros colegiales, perpetuando así el pedigree etoniano por generaciones.

George Orwell, que no fue un buen estudiante en el colegio, escribió que allí no había aprendido gran cosa. Eso sí, en los últimos días de su corta vida (murió a los 46 años), le acompañaron sus dos mejores amigos, Connolly y Powell, a los que había conocido en Eton. Nobleza obliga. El internado hace amigos eternos.

¿Cuánto vale un curso? Poca cosa, tranquilos, unos 40 mil euros de nada, así que está al alcance de cualquiera. En total, hay unos 1300 alumnos de 13 a 18 años, entran nuevos más o menos 250 al año, todos varones.

El político Winston Churchill, famoso por su ironía elegante, decía que Eton era el lugar más exclusivo del mundo donde mataban a sus clientes de frío y mala comida (es un centro conocido por su disciplina espartana). O sea, más o menos, que pagas un fortunón por pasar hambre y frío, pero a cambio te conviertes en un "padre de la patria". Y no digamos si llegas a pertenecer al "pop", el gobierno de los estudiantes. Entonces, no hay duda: serás un elegido del destino.

Por supuesto, el deporte es uno de los pilares de la institución: boxing, remo, cricket, rugby..., así como el debate, terreno en el que existe una absoluta libertad de ideas, y el uniforme escolar (para que los alumnos no se tomen demasiado en serio lo anterior, lo de la libertad). Lo malo es que también existía hasta hace poco (pues ha sido abolida, después de varios escándalos) la práctica del fagging (de fag, esclavo, siervo), que obligaba a los nuevos estudiantes a ser criados de los veteranos y a aguantar estoicamente digamos sus "bromitas" (=novatadas).

La escuela tiene una iglesia del siglo XV y una biblioteca donde se conserva uno de los incunables más valiosos , una Biblia de Gutenberg, el primer libro impreso en el mundo. ¡Ah! Y también una tienda de recuerdos, Eton Antique Bookshop, donde se venden grabados mapas, libros antiguos y guías de la esucela a precios de... Eton.

Eton, cuyo lema es "Floreat Etona", "Vamos a Eton a florecer", tiene seis siglos de historia, fue fundada en 1441 por el rey Eduardo VII para educar a los chicos pobres, los "scholars" becados, a los que se unieron después los "oppidans", los hijos de la aristocracia y el dinero burgués. Y ya veis, allí estudiaron todos los "pobres" del Reino Unido, empezando por el duque de Wellington y sus descendientes. Por cierto, el duque de Wellington dijo nada más y nada menos que "La batalla de Waterloo fue ganada en los campos de juego de Eton". Esos que veis en la foto más abajo son, según el duque, los futuros héroes de la patria.

Eton es tan famoso que hasta el capitán Garfio, el malo de Peter Pan, cuando va a ser devorado por el cocodrilo, musita: "Floreat Etona".

En fin, democracia pura... a la inglesa.


Más información:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Envía tus comentarios