sábado, 23 de abril de 2016

Un poema vanguardista de Pedro Salinas


Pedro Salinas (1891-1951), poeta del 27 y profesor, atento siempre a las modas poéticas españolas y europeas de su tiempo, nos ofrece en "35 bujías" un poema a la vez humorístico y vanguardista, próximo al futurismo de Marinetti por su apología de las cosas modernas (la bombilla, la luz eléctrica) y cercana también al humorismo de Gómez de la Serna.


35 bujías*

Sí. Cuando quiera yo
la soltaré. Está presa,
aquí arriba, invisible.
Yo la veo en su claro
castillo de cristal, y la vigilan
—cien mil lanzas—— los rayos
—cien mil rayos—— del sol. Pero de noche,
cerradas las ventanas
para que no la vean
—guiñadoras espías—— las estrellas,
la soltaré. (Apretar un botón.)
Caerá toda de arriba
a besarme, a envolverme
de bendición, de claro, de amor, pura.
En el cuarto ella y yo no más, amantes
eternos, ella mi iluminadora
musa dócil en contra
de secretos en masa de la noche
—afuera—
descifraremos formas leves, signos,
perseguidos en mares de blancura
por mí, por ella, artificial princesa,
amada eléctrica.

* bujía: medida de potencia de la luz eléctrica, hoy desusada (hoy se usa el watio).

El poeta, con ayuda de su “amada”, leerá el texto escrito (“descifraremos formas leves, signos”) en las páginas blancas de los libros (“mares de blancura”), tras vencer la oscuridad (“secreto en masa”) de la noche. La “amada” que está presa en un “castillo de cristal” (la bombilla), a la que el poeta libera al llegar de noche con sólo “apretar un botón” (el interruptor), es la luz eléctrica de una bombilla de 35 bujías de potencia. Por eso la llama “amada eléctrica” y “artificial princesa”. Los rayos de sol son los guerreros que vigilan con sus lanzas a la princesa e impiden que pueda verse su luz. Durante la noche, las estrellas se convierten en “espías guiñadoras”, porque titilan.

        En el poema se advierte la influencia de Góngora, el gongorismo lingüístico, pero pasada por la modernidad. Es decir, el ideal poético del 27: la mezcla de tradición y renovación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Envía tus comentarios