sábado, 19 de abril de 2014

Cosas de la filología: un chiste "consentido"

Para que quede clara la importancia de los prefijos:

Le dice un amigo a otro:
-  Y tú, ¡qué harías si estuvieras ahogándote en el mar?
- ¿Yo? Pues llorar.
- ¿Llorar? ¿Y para qué?
- ¿Para qué va a ser? Pues para des-ahogarme.


Y este, sobre las múltiples acepciones de las palabras:

Le dice la madre de Jaimito a su vástago:

- Jaimito, hijo, ve a la tienda a comprar pegamento, anda, que no queda en casa y lo necesitamos.
- Ay, mamá, es que ahora estoy con la Pléi y no me viene bien.
- Hijo mío, mejor vas ahora mismo a por pegamento, y no se hable más.
- Que no, mamaíta, que ahora no puedo, que estoy a punto de pasar de nivel.
-¡Jaimito! O vas ahora mismo a la tienda o te pego...
- Pero... ¿cómo me vas a pegar si no tienes pegamento?





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Envía tus comentarios