sábado, 11 de abril de 2015

El jardín de Voltaire


Fernando Savater, filósofo y escritor, gran conocedor y admirador de Voltaire, nos recuerda en su artículo "Cultivar nuestro jardín" (El País, martes, 24 de marzo de 2015, p. 37) que igual que hay novelas famosas por su comienzo ("En un lugar de la Mancha", del Quijote o "Llamadme Ismael", de Moby Dick, por ejemplo), otras son universalmente famosas por su final.

Y ese es el caso de Cándido, de Voltaire, donde el famoso "comecuras" francés acaba recomendándonos que cada uno cuidemos de nuestro jardín. La obra es una de las cumbres de la sátira universal, una broma genial de un autor igualmente genial, que aboga por la tolerancia y la inteligencia contra el fanatismo que nos rodea.

El mismo Voltaire tiene una obra teatral titulada Le fanatisme ou Mahomet le prophète, donde critica ferozmente al profeta islámico, no tanto la doctrina, pero sí su uso político, legitimador de coacciones, asesinatos, dictaduras... Voltaire apreció el Corán, libro del que decía que se le achacaban "un sinfín de tonterías que nunca figuraron en él".

Recuerda Savater que, en el artículo "Tolerancia", de su Diccionario Filosófico, ponía Voltaire de ejemplo al Gran Turco, cabeza del Imperio Otomano, como ejemplo de tolerancia en materia de religión, porque decía: "si tenéis dos religiones se degollarán mutuamente, pero si tenéis treinta vivirán en paz".

En fin, que ni los ulemas ni los rabinos ni los curas eran muy apreciados por Voltaire.

Y por ahora, nada más. Que cada uno se dedique a cultivar su jardín.


Más información

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Envía tus comentarios