domingo, 16 de diciembre de 2012

"Rigoletto", de Verdi-3

El bufón Rigoletto tiene una hija secreta que se llama Gilda. La tiene bien guardada porque no se fía del duque y del ambiente frívolo de la corte. Pero los cortesanos han averiguado que va a una casa y piensan que el jorobado bufón tiene una amante. El duque sigue a Rigoletto cuando va a visitar a Gilda y descubre la verdad: ella es hija del bufón, así que decide seducirla. Le canta el aria: "E il sol dell'anima", donde dice que el amor es el sol del alma.


DUCA
Ah, inseparabile d'amore il Dio
Stringeva, o vergine, tuo fato al mio!
È il sol dell'anima, la vita è amore,
Sua voce è il palpito del nostro core
E fama e gloria, potenza e trono.
Terrene, fragili cose qui sono.
Una pur avvene sola, divina,
È amor che agli angeli più ne avvicina!
Adunque amiamoci, donna celeste,
D'invidia agli uomini sarò per te.
DUQUE 
¡Ah, el dios del amor, oh virgen,
unió por siempre nuestra suerte.
Él es el sol del alma, la vida es amor,
su voz es el latido de nuestro corazón.
La fama, la gloria, el poder y el trono,
son cosas frágiles y pasajeras:
¡solo existe una cosa divina,
el amor que nos asemeja a los ángeles!
Amémonos pues, alma celestial,
¡seré la envidia de todos los hombres!
Y cuando ella, enamorada ya, le pregunta su nombre, él le miente: le dice que es un estudiante y que se llama Gualtier Maldé. Cuando el duque se marcha, Gilda se queda sola y canta "Gualtier Maldé! Caro nome...! Una maravilla.

GILDA
Gualtier Maldè nome di lui sì amato,
Ti scolpisci nel core innamorato!
Caro nome che il mio cor
Festi primo palpitar,
Le delizie dell'amor
Mi dei sempre rammentar!
Col pensiero il mio desir
A te sempre volerà,
E fin l'ultimo sospir,
Caro nome, tuo sarà.
(Entra in casa e comparisce sul terrazzo
con una lucerna per vedere anco una
volta il creduto Gualtiero, che si
suppone partito dall'altra parte.)
GILDA
Gualtier Maldé.... 
¡Nombre mi amado quédate gravado
en mi corazón enamorado!
¡Nombre querido que por primera vez
ha hecho palpitar mi corazón,
y que me recordará siempre
las delicias del amor!
Mi deseo volará siempre hacia ti,
y mi último suspiro,
nombre querido, será para ti.
(Entra en la casa y aparece en la
terraza con una linterna para ver 
una vez más a Gualtier que supone 
ha salido por la otra parte)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Envía tus comentarios