miércoles, 27 de mayo de 2015

Cosas de la toponimia (y de los gentilicios)


La mayor parte de las veces los topónimos (o nombres de lugar) nos dicen mucho del lugar que designan. Y no solo en español. También en otras lenguas, como el inglés, el francés, el alemán...

Por ejemplo, el sufijo "-ing" del inglés significa "the people of", "la gente de", de donde topónimos como Ealing, Dorking, Worthing, Reading, Hastings...

Lo mismo ocurre con la terminación "-ton" ("recinto, pueblo"), presente en Wigton, Wilton, Taunton, Bridlington, Ashton, Burton, Crediton, Luton, Eton...

El sufijo "-ham" equivale a "granja": Birmingham, Chippenham, Grantham, Fulham, Tottenham, Nottingham...

La terminación "-chester" procede del latín "castrum", "campamento militar romano": Rochester, Dorchester, Winchester...

El final "-by" ("granja o ciudad") procede de los vikingos daneses que reinaron en Inglaterra en el pasado: Ireby, Thursby, Wiggonby, Corby, Lazenby, Thornby, Dovenby, Gamblesby, Derby, Naseby, Rugby...

Por otro lado, la ciudad de Derby es famosa por una célebre carrera de caballos y también da nombre al enfrentamiento (normalmente futbolístico) entre dos equipos de la misma ciudad.

En cuanto a Rugby, en su escuela (Rugby School) se inventaron las reglas del conocido deporte llamado fútbol rugby o simplemente rugby.

Otra terminación vikinga es "-dale", que significa "valle": Wasdale, Langdale, Eskdale, Patterdale...

Y también es vikinga la terminación de los gentilicios o patronímicos (nombres que indican procedencia familiar) "-son" (que equivale a "hijo de", como nuestra terminación de los apellidos de origen germánico "-ez": Rodríguez, Fernández, etc.) : Johnson, Pattison, Robson, Harrison, Rawlinson, Watson, Nicholson, Gibson, Dickinson, Hudson, Hewitson, Stevenson...

¡Qué cosas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Envía tus comentarios