martes, 1 de junio de 2010

"El Cid" de Jules Massenet

El Cid pertenece a esa categoría de los héroes universales, como Don Juan, la Celestina, el Lazarillo, Don Quijote, Alejandro Magno, Aquiles... y tantos y tantos otros.

Estos personajes de la literatura universal han sido abordados muchas veces y dede distintos puntos de vista por diferentes autores, también por artes distintas: pintura, música, escultura, literatura, teatro, cine...

El aria que traemos aquí procede de la ópera Le Cid de Jules Massenet, que habla más bien de los amores del joven Rodrigo y de Jimena, es decir, se centra más en el ciclo de las mocedades cidianas y no habla, como nuestro Cantar de Mio Cid, del destierro del héroe.

El aria a la que nos referimos, O souverain, ô juge, ô père, es una maravilla: el Cid, héroe cristiano, invoca a Dios antes de la batalla. Pertenece al repertorio clásico y ha sido cantada por los más grandes: Caruso, Corelli, Domingo, Carreras, Rolanzo Villazón...



¡Qué lo disfrutes! Y si quieres, mándanos algo sobre la letra, la ópera, el autor, los tenores... Te esperamos.

RODRIGUE
O souverain, ô juge, ô père,
Toujours voilé, présent toujours,
Je t'adorais au temps prospère
Et te bénis aux sombres jours!
Je vais où la loi me réclame
Libre de tous regrets humains!
Ô souverain, ô juge, ô père,
Ta seule image est dans mon âme
Que je remets entre tes mains!
(Un lueur grandit peu à peu et se
détache sur le fond de la tente. C'est
l'image vivante de Saint Jacques le
Major qui apparaît pendant
que des voix célestes se font entendre)

VOIX DU CIEL
Ô souverain, ô juge, ô père!
Toujours voilé, toujours présent!

RODRIGUE (extasié)
Ces voix! ces voix d'en haut!
la nuit s'éclaire!

SAINT JACQUES
Rodrigue!

RODRIGUE
Saint Jacques!

SAINT JACQUES
Jusqu'au ciel a monté ta prière!

RODRIGUE
Naguère, il a reçu ma foi!
Il m'entendait! il vient à moi! à moi!
Ô souverain ô juge, ô père!
Ta seule image est dans mon âme
que je remets entre tes mains
Ô souverain ô juge, ô père!

Traducción

RODRIGO
¡Oh soberano! ¡Oh juez! ¡Oh padre!
¡Deseado siempre; siempre presente!
¡Te he adorado en la prosperidad
y te bendigo en el dolor!
¡Voy donde tu ley me reclame,
libre de todo lamento humano!
¡Oh soberano! ¡Oh juez! ¡Oh padre!
¡Sólo tu imagen está en mi alma
y yo me entrego a tus manos!

(Un fulgor que, poco a poco, se hace más
grande hasta que, en el fondo de la tienda,
se convierte en fuego. Aparece la imagen
viva de Santiago, mientras
van oyéndose voces celestiales)

VOZ DEL CIELO
¡Oh soberano! ¡Oh juez! ¡Oh padre!
¡Deseado siempre; siempre presente!

RODRIGO (extasiado)
¡Esa voz! ¡Esa voz desde lo alto!
¡La noche se abre, se llena de luz!

SANTIAGO
¡Rodrigo!

RODRIGO
¡Santiago!

SANTIAGO
¡El Cielo ha escuchado tu súplica!

RODRIGO
Has recibido mi fe,
¡me has escuchado! ¡Has venido a mí!
¡Oh soberano! ¡Oh juez! ¡Oh padre!
¡Sólo tu imagen esta en mi alma
y yo me entrego a tus manos!
¡Oh soberano! ¡Oh juez! ¡Oh padre!

P.S.: Los otros momentos estelares son: Aragonaise-Navarraise y el aria Pleurez mes yeux (aquí, cantada por María Callas). ¡Casi ná!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envía tus comentarios