viernes, 29 de julio de 2016

Antonomasia: cuando los nombres propios se vuelven comunes

Hay una serie de nombres propios que se hacen populares y pasan a convertirse en comunes. Por ejemplo, cuando llamamos Bimbo al pan de molde o pedimos Casera en lugar de gasesosa.
Esto es a lo que llamamos antonomasia.

Más ejemplos: ser un hércules, un sansón, un donjuán, un midas, un nerón, un judas, un maquiavelo...

A veces, son las marcas comerciales las que se hacen nombres comunes: aspirina, heroína, termo, yo-yo, zipper, lego, mecano, kleenex, hoover... O los inventos: el sandwich fue inventado por el conde de Sandwich.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Envía tus comentarios