jueves, 21 de julio de 2016

Twitteresfera y otras palabras nuevas


Recomendamos un libro para estas vacaciones: David Crystal, The Story of English in 100 Words (London, Profile Books, 2012). Una historia de la lengua inglesa en cien palabras seleccionadas por uno de los mejores especialistas, catedrático de lingüística en la universidad de Gales.

La última de las cien palabras es "Twittersphere" y allí habla Crystal de la capacidad del lenguaje para crear neologismos, en este caso "tweologisms", "tuitologismos". Así, tenemos palabras nuevas como "Twittersphere", similar  a "blogsphere", "blogosfera", creada unos años antes. Cita incluso un "Twittonary" o "Twictionary", diccionario con más de 600 palabras nuevas usadas en Twitter. ¿Vemos algunas?

Algunas sustituyen el grupo consonántico tr- por tw-, característico de Twitter: "twendy" o "twaffic". O añaden ese grupo a otras palabras: twidentity thfet, "robo de identidad en Twitter", twaddiction. O juegan con los prefijos y sufijos: "twitterholic", celebritweet.

Con la palabra blog había pasado algo parecido: blargon, contracción de blog + jargon, jerga; blogathy, unión de blog + apathy; blogorrhea, verborrea bloguera; blogoholic; celebriblog; lexiblography, blogstipation (enfermedad bloguera cuando al autor no se le ocurre nada que decir); vlog (video blog); photoblog (blog fotográfico)...

Y es que el mundo de las nuevas tecnologías es campo productivo de nuevos vocablos. Por ejemplo, últimamente el prefijo nano- ha dejado atrás a micro-: hoy son tiempos de nanorobots, nanoage, nanosicentists... Pero también micro- ha generado muchas palabras nuevas: micromessaging, microblogging site, microbooks, micromovies, micromusicals, microapps... Y los i-Phone también han creado nuevos étimos: podcast, una mezcla de i-Pod y broadcast, una palabra tan productiva que puede ser sustantivo (a podcast), verbo (to podcast), adjetivo (a podcast experience) y palabra derivada (podcasting, pocasters, a poadcasted show...). Lo mismo ocurre con Google, empresa creada en 1998, y que enseguida engendró el verbo googlear, "buscar en Google".

Recientemente ha aparecido la palabra unfriend, que es un verbo que significa "quitar a alguien de tu lista de contactos en una red social". La palabra tiene el prefijo un-, muy usado en el mundo tecnológico, en palabras como undo, unerase, undelete... El New York Times considera que vivimos en una "Age of Undoing".

Hay también muchas palabras que empiezan con e-, prefijo de todo lo electrónico: e-mail, e-books, e-conference, e-voting, e-cards, e-money... O con el prefijo de Apple i-: iMap, i-Phone, iMac, iPad...

Y otras que llevan web-: web design, web address, web page, web publishing, webcam, webmaster, webcast, incluso webzine, compuesto de web y magazine, "revista en la web", similar a otros compuestos como fanzine, e-zine, cyberzine...

En fin, los nuevos inventos revitalizan símbolos antiguos como la arroba (@, atcommand) o la almohadilla (#, hastag); también traen nuevos vocablos: click, double click, cost-per-click, net, netiquette, netnews, firmware, freeware, shareware, software, hardware, cyberspace, cyberculture, cybersex... Incluso crean modas como la bimayusculización o bicapitalización, es decir, el uso de vocablos con dos o más mayúsculas distribuidas en el interior de la palabra de manera más bien irregular: AltaVista, AskJeeves, CompuServe, DreamWorks, GeoCities, QuarXPress, aRMadillo, etc.

La tecnología crea abreviaciones como apps (de applications) o acrónimos como GPS, Global Positioning System; SMS, Short Messaging Service; FAQs, Frequently Asked Questions...

Crystal termina diciendo que si a él le hubieran dicho unos años antes si el grupo tw- en inglés tenía algo importante que aportar a la lengua de Shakespeare, él habría contestado sin duda: "nothing at all". Y que si alguien le hubiera sugerido que ese "cluster" (grupo) iba a producir en su idioma, sin tardar mucho, cientos de palabras nuevas, él habría contestado que tal suposición era de locos.

Moraleja: los aficionados a las palabras nunca deberíamos intentar predecir el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Envía tus comentarios