lunes, 18 de enero de 2016

"Niño en el Zaire", de José González Torices

Ahora que ha terminado la Navidad, un poema para reflexionar sobre las diferencias entre los países ricos y los países pobres: una nueva visión del Portal de Belén y del Niño Jesús.


Niño en el Zaire
(de José González Torices, poeta español)
Yo no sé tu nombre,
ni el viento lo sabe,
ni la selva virgen
ni la estrella grande.
Yo no sé tu nombre,
que lo sabe el hambre,
la bala perdida,
la guerra y la sangre.
No encuentran establo
para refugiarte,
ni buey, ni burrito
ni paz que te cante.
Sólo el villancico
del gritar de un tanque
se rompe en tu llanto,
mi niño del Zaire.
Beso sobre beso,
silencio de madre,
inciertos los sueños
del hijo que nace.
Yo desde esta orilla
te mando mi tarde
de besos perdidos:
quisiera acunarte.
No nació en Belén
el Dios de las aves:
nació de la sombra
del niño del Zaire.
Que nieve la nieve
sonrisas de panes:
que Dios y los niños
todos son iguales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Envía tus comentarios