sábado, 24 de diciembre de 2016

Una nana asturiana

Las nanas infantiles pertenecen al patrimonio recibido e inmaterial que debemos conservar. Forman parte de la poesía infantil popular, junto con las retahílas, enumeraciones, adivinanzas, trabalenguas... Sancho Rof Carballo considera que forman parte de "la urdimbre primigenia" del ser humano. Se dan en todas las culturas: ninne-nane italianas, berceuses francesas, lullabies anglosajonas...

En esta nana que traemos aquí hay un rasgo de humor. Se trata de la mujer adúltera que, cantando a la nana, avisa a su amante de que "el padre del neñu nun ta a la montaña", para que el amante vuelva otro día. Se usa la nana con otro fin. Es muy conocida en Asturias. Tiene variantes.

Ea mio neñín
     El que tá en la puerta
que vuelva mañana,
que el padre del neñu
non fue la montaña.
     Ea, mi neñín, agora non,
ea, mi neñín, que está el papón.
     El que está en la puerta
que non entre agora,
que está el padre en casa
del neñu que llora.
     Válganme mil diablos
que mal entendéis
que volváis mañana
que tiempu tenéis.

Duérmete, fiu del alma
     Duérmete, fíu del alma que velo’l to sueñu,
Palombina de blancu que non tien aleru
     Agora, non, mio neñu.
Agora, non.
     Si viniera to padre, que yera tan güenu,
collarinos de plata punxérate al cuellu.
     Agora, non, el mio neñu.
Agora, non.
     El que llama a la puerta, que venga mañana,
porque el padre del neñu non fue a la montaña.
    Agora, non, mio neñu.
Agora, non.

Copiamos aquí dos versiones: de la asturiana Cristina del Valle, moderna, y la del también asturiano Jerónimo Granda, con aires de la tradicional asturianada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envía tus comentarios