domingo, 25 de noviembre de 2012

"Va! Laisse couler mes larmes!"- El aria de las lágrimas

Esta aria está insertada en el dúo entre Charlotte y su joven hermana Sophie (acto III de de Werther de Massenet) y es uno de los momentos de más tensión dramático. La escena ocurre después de otra aria famosa, la célebre Aria de las cartas, en la que Charlotte, en el salón de su casa, ha sacado del escritorio las dulces cartas que le envió Werther, las relee y se arrepiente de las duras palabras que le dirigió al joven. Su hermana Sophie irrumpe en la escena alegre, pero no consigue consolar a su hermana que le dice: 
"¡Vete! ¡Deja correr mis lágrimas!  ¡Son buenas, cariño! Las lágrimas que no desahogamos nos caen todas dentro del corazón, y sus pacientes gotas, martillean el alma triste y cansada. La resistencia al final se agota, el corazón se vacía y se debilita: es muy grande, nada lo llena... Es muy frágil; ¡todo puede romperlo! ¡Todo lo hiere!". 

CHARLOTTE 

(ne se contraignant plus

Va! laisse couler mes larmes

(affectueusement)

elles font du bien, ma chérie!
Les larmes qu'on ne pleure pas, 
dans notre âme retombent toutes, 
et de leurs patientes gouttes
Martèlent le coeur triste et las!
Sa résistance enfin s'épuise;
le coeur se creuse... et s'affaiblit: 
il est trop grand, 
rien ne l'emplit; 
et trop fragile, tout le brise! 
Tout le brise! 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Envía tus comentarios