miércoles, 1 de marzo de 2017

No todos los superhéroes llevan capa.

No, los superhéroes no tienen por qué llevar capa. 

El pasado sábado 25 de febrero, se fue uno de los tantos superhéroes sin capa que habitan este mundo. Pablo Ráez, el marbellí de veinte años, perdía la vida tras dos años de lucha continua contra una leucemia que, ya no sólo no era dolor, sino que significaba para él puro aprendizaje.
Desde que todo comenzó en aquel preopeparatorio de su intervención de la rodilla, la vida de Pablo cambió. Cámaras de aislamiento, desayunos de puro químico, fiebres altas, pérdida de pelo y de visión, debilidad física establecida como rutina diaria y una lucha sin descanso. Pero nada de rendirse, eso no entraba entre sus planes.

La Filosofía  ha llevado a muchos autores a escribir a lo largo de la historia de la Literatura, pero estoy segura de que muchos de nosotros pensamos que la única Filosofía existente es la de los libros, aunque de hecho no es así. Él ha enseñado que la vida es dependiendo de cómo la entiendas tú, y eso es a lo que me refiero: la filosofía de vida también es pura literatura, y es que este chico es digno de ser protagonista de una gran historia. El carpe diem ("Vive el momento") -tópico empleado por los poetas petrarquistas- personalizado.
Las donaciones de médula ósea aumentaron a un ritmo impredecible, sus palabras llegaban a todos los rincones del mundo, sus penas se hicieron nuestras y sus risas también se contagiaron tan rápido como lo hace un bostezo. "No lo hagas por mí, no dones por mí", decía, "hazlo por todos, porque mañana te puede tocar a ti".

Como ya he dicho, su filosofía de vida era –y es, pues sin duda prevalece y prevalecerá– digna de ser contada. Era pura poesía, era vida lo que transmitía. A continuación, dejo algunas de las frases que él dijo: 



Sin duda alguna, Pablo es uno de los claros ejemplos de que la realidad supera a la ficción, jamás un personaje me contagió tanta felicidad, pues nunca conocí a nadie que, aún con tal adversidad a sus espaldas, sonriera con tantas ganas. Siempre tendremos la oportunidad de aprender del que tenemos al lado, siempre, no la dejemos escapar. 

Él ha servido de inspiración para, incluso, estos carnavales, las comparsas andaluzas, de las cuales una de ellas ha sido en su recuerdo. La más emotiva de todas las que este año pisaron ese escenario, la más sincera, la más humana.

  


LETRA

"Hijo, para explicarte lo que es cáncer
puedes ver una peli de un chavalín.
Gracias a un monstruo rompe la peor cárcel:
La del miedo a morir, la del miedo a morir.

Aunque yo a ti no quiero engatusarte,
voy a contarte otra historia que es real.
La de un chaval que propone cambiarte
amor por médula: es la historia de Pablo Ráez.

No hay otro igual, él sí que está hecho un monstruo.
Su lucha es inmortal, su lucha es inmortal.

Toda España ahora lo escucha
en esa lucha con la guadaña
y yo también, que ya me he hecho donante.

Siempre será un superhéroe verdadero,
sin cabellos, pero con la piel de acero,
vuela con su capa, la bata del hospital.

Ay, pequeñín, cuando temas la muerte,
tú piensa en él
y así conseguirás que un ángel venga a verte."


CARPE DIEM.

Pablo, gladiador, siempre fuerte. Por ti y por todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Envía tus comentarios