jueves, 9 de marzo de 2017

Todos los días son 8 de marzo.

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, día en el cual un grupo de mujeres obreras textiles, en el año 1857, tomaron la decisión de manifestarse en las calles de Nueva York para protestar por las míseras condiciones de vida en las que trabajaban.

Esto dio lugar a una sucesión de movimientos, como el del 5 de marzo de 1908, también en la ciudad de Nueva York, escenario de una huelga donde un grupo de mujeres reclamaba la igualdad salarial, la reducción de su jornada laboral a 10 horas y un tiempo para poder amamantar a sus hijos.
Durante esta huelga fallecieron más de un centenar de mujeres quemadas en una fábrica textil. El incendio fue atribuido al propietario de dicha industria, como respuesta a la huelga que sus trabajadoras habían secundado.

En 1910, durante la II Conferencia Internacional de Mujeres Trabajadoras, celebrada en Copenhague (Dinamarca), se aprobó declarar el día 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer.

Por la igualdad, contra la violencia de género, por el derecho a decidir libremente sobre su maternidad, contra la brecha salarial, para frenar la discriminación... Estos son algunos de los motivos por los que miles de mujeres de todo el mundo han protagonizado este 8 de marzo del 2017 un Paro internacional
Con este Paro se buscaba mostrar al mundo qué es lo que sucede cuando la mitad de la humanidad se para.

<< SI SE PARAN LAS MUJERES SE PARA EL MUNDO. >>

En América Latina, una zona del mundo con grandes problemas de violencia machista y donde el movimiento Ni Una Más ha cobrado gran fuerza, un alto porcentaje de las mujeres han participado en este Paro.

Pero mi pregunta es, ¿ha de ser el 8 de marzo el único día de la mujer? Yo creo que no, todos los días han de serlo; todos los días hay mujeres que mueren a manos de sus parejas o ex parejas, todos los días las mujeres luchamos por nuestros derechos y por alcanzar la igualdad entre ambos géneros, tanto social como laboral, en todos los aspectos.

Yo confío y tengo la esperanza de que algún día este objetivo se logrará, aunque también creo que queda mucho camino por recorrer, que algún día podremos hablar de un mundo de igualdad y respeto.

Y bien, chicos y chicas, ¿qué opináis al respecto?

Hagamos que todos los días sean 8 de marzo.


3 comentarios:

  1. Ojalá llegue el día en el que no haya que celebrar el día de la mujer como motivo de igualdad, sino de reconocimiento, por el mero hecho de que todos los días sean días de iguales.

    Entrada genial.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada María, espero que en algún momento la sociedad se de cuenta de que no nos reivindicamos por gusto, de que nos encantaría que no fuese necesario recordar cada 8 de marzo que las mujeres somos iguales, de que lo que verdaderamente deseamos es justicia todos los días del año. Una rosa por cada víctima de violencia machista, y un ramo de flores por la igualdad.

    ResponderEliminar

Envía tus comentarios