miércoles, 10 de abril de 2024

"Domine Iesu Christe", de Melchor Robledo (1510-1586)

 El siglo XVI es la edad de oro de la polifonía española y Melchor Robledo es uno de los mejores compositores, aunque quizá no tan conocido como otros músicos (Tomás de Victoria, Cristóbal Morales).

Melchor Robledo (1510-1586) fue, según parece, maestro de capilla de la Seo de Zaragoza entre 1569 y 1586. Prestigioso compositor de relieve europeo, muy reconocido en España e Italia, mereció tal aprecio a la población zaragozana que, a su muerte, el cabildo formó parte del cortejo fúnebre,  honor singular y hasta entonces poco frecuente. Su tumba se encuentra en la capilla consagrada a San Valero, patrón de Zaragoza.

En la música polifónica, el contraste coral produce unos resultados extraordinarios que aumentan la espiritualidad de las canciones religiosas como este magnífico motete titulado "Domine Iesu Christe" que ofrecemos a continuación y que es una obra clásica del repertorio coral hispánico. Está inspirado en el Evangelio de San Mateo, capítulo 27. 

Casi toda la obra musical de Robledo es religiosa: además del "Domine Iesu Christe", destacamos canciones como "Beati Omnes", "Salve Regina", "Hoc corpus", "Tulerunt  Dominum"... No hay que olvidar que el siglo XVI es la época del Renacimiento, de la homomensura, la fe optimista en el hombre, pero en España es también la centuria de la Contrarreforma, la exaltación de los valores católicos frente a las nuevas interpretaciones del cristianismo protestante.


Domine Iesu Christe

qui in cruce clamasti:

«Heli, Heli, lamma sabachtani?»

Et cum poena et dolore:

«In manus tuas, Domine,

commendo spiritum meum».

---------------------------------------------

Señor Jesucristo

que en la Cruz clamaste:

«Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?»

Y con pena y dolor:

«En tus manos, Señor,

encomiendo mi Espíritu».

La letra latina, como podemos ver, hace alusión a la pasión de Cristo, que acabamos de celebrar a finales de marzo y principios de abril (Semana Santa). Jesús se siente solo en la cruz y se encomienda al Padre.

Terminamos esta entrada con otra canción de Robledo, "Salve Regina".

martes, 13 de febrero de 2024

"Se equivocó la paloma": de poema a canción.

El poeta gaditano Rafael Alberti, miembro de la generación de 1927, la de Lorca, Cernuda, Guillén, Salinas, las Sin Sombrero..., escribió el poema “Se equivocó la paloma” en 1940. Podemos contar sus versos como las posiblemente más famosas  rimas de Alberti y unas de las más conocidas y recitadas de la poesía española contemporánea. La fama del poema se vio favorecida enormemente por la excelente musicalización que de él hizo el compositor argentino Carlos Guastavino en 1941, y, sobre todo, por la versión de 1969 de Joan Manuel Serrat.

El poema habla de una paloma que se equivoca continuamente en su percepción de la realidad, confundiendo incluso elementos opuestos como el norte y el sur, la noche y la mañana. Sabemos que Alberti compuso el poema en París, primera etapa de su exilio, adonde llegó al acabar la Guerra Civil (1936-1939) en compañía de su esposa, la escritora María Teresa León, y donde sólo permaneció hasta 1940, pues el gobierno de Pétain les retiró a ambos el permiso de trabajo (eran dos "peligrosos" comunistas republicanos españoles). 

Los versos forman parte de la sección tercera de Entre el clavel y la espada, un libro de combate compuesto entre 1929 y 1940, y publicado en Buenos Aires en 1941, en la editorial Losada, cuyo motivo central es la soledad, si bien los dieciocho poemas de la sección  tercera, titulada "Metamorfosis del clavel", se proyectan hacia la esperanza.

Sobre las circunstancias en que nació esta composición escribió el autor, en La arboleda perdida (1959):

"Cuando llegué a París mi estado espiritual era negro, desesperado [...], apoderándose de nosotros, los recién exiliados españoles, el túnel de la más tremenda incertidumbre. En Francia no había escrito aún ninguna poesía [...] pero una de aquellas noches, de las más solitarias, poseído de no sé que extraños impulsos, comencé a escribir una canción, cuyo comienzo era "Se equivocó la paloma. /Se equivocaba. /Por ir al norte fue al sur..." Cuando llegué al final me quedé sorprendido: "Ella se durmió en la orilla. /Tú en la cumbre de una rama." No comprendía yo cómo en aquel sumergido estado de angustia en que me hallaba me había podido salir una canción como aquélla. La leí, la releí, no hallándole ni el más remoto rastro del estado que me invadía. Era un misterio su aparición. Abriéndose vuelo entre los cielos y campos de muerte que arrastraba conmigo, aquella paloma había llegado hasta mis manos, traspasándola con aire de escritura a una hoja blanca de papel que tenía sobre la mesa."

Como vemos, el propio poeta se deja llevar por la musicalidad del verso, sin comprender del todo su sentido. Y es que el poema tiene un complejo significado simbólico y permite múltiples lecturas. ¿Habla de amor? ¿Es una alusión a la Segunda República que, equivocadamente, en lugar de la democracia, trajo la guerra civil y el triunfo fascista a España? ¿Es un poema autobiográfico sobre la desorientación del poeta y de los exiliados?

El juego poético es, a la vez, sencillo y rico, basado en las oposiciones "trigo" / "agua", "mar" / "cielo"... , en la reiteración de la idea principal: "se equivocó", "se equivocaba" y en el simbolismo de la paloma (que puede identificarse con la paz, la República, el propio poeta...). Es evidente que la acción se ubica en el pasado y que, desde el presente, el poeta rememora lo ocurrido, lo valora dándose cuenta de que todo ello, lo que fuera, fue un error, una equivocación. Es esta indeterminación al evocar un hecho que no se nombra la que permite la multiplicidad de lecturas del poema, su magia interpretativa.

Mi hipótesis de lectura es la lectura política: de ahí que el poema se publicara en la sección tercera de Entre el clavel y la espada, en la parte titulada "Metamorfosis del clavel", que se transformará obviamente en espada. Alberti se duele de que la República se haya quedado "en la orilla", y él -y los demás luchadores antifascistas- "en la cumbre de una rama" (es decir, discutiendo teorías e ideas sobre comunismo, marxismo, leninismo, trosquismo..., mientras el ejército de Franco conseguía la victoria definitiva). Para Alberti, es hora de trocar el verso en arma de combate, puesta siempre la esperanza en una derrota final del fascismo en años venideros. Todo un manifiesto político de altísima calidad poética.

En 1941, el compositor argentino Carlos Guastavino musicó el poema y lo integró en el ballet Suite Argentina. Desde entonces, tuvo gran éxito y la canción ha sido traducida a distintos idiomas e interpretada por numerosos cantantes: Serrat, Mercedes Sosa, Ana Belén, Teresa Berganza, José Carreras... También es muy frecuentemente interpretada por diferentes coros.

Se equivocó la paloma.

Se equivocaba.

Por ir al Norte, fue al Sur.

Creyó que el trigo era agua.

Se equivocaba.

Creyó que el mar era el cielo;

que la noche la mañana.

Se equivocaba.

Que las estrellas eran rocío;

que la calor, la nevada.

Se equivocaba.

Que tu falda era tu blusa;

que tu corazón su casa.

Se equivocaba.

Ella se durmió en la orilla.

Tú, en la cumbre de una rama.

Versión de Serrat

Versión de Mercedes Sosa

Versión de Ana Belén

Versión para coro

lunes, 12 de febrero de 2024

"Bring me little water, Sylvie". Una canción con historia

 "Bring me little water, Sylvie" es una  famosa  canción que forma parte del repertorio de muchos coros.  Es el canto de un esclavo negro que trabaja sudoroso en los campos en plena canícula y le pide a su esposa Sylvie que le alcance un poco de agua. Ella le contesta que lo hará en cuanto pueda.

     La primera interpretación conocida de esta canción se remonta a 1936, al autor estadounidense Huddie Ledbetter, conocido como Leadbelly o Lead Belly, quien pasó gran parte de su vida en la cárcel, acusado de delitos de robo y sangre. Allí fue descubierto por los Lomax, pioneros en la difusión de las nuevas músicas afroamericanas, con su crudo sonido dolorido, acorde a los tiempos y vivencias de los esclavos. Cuando Leadbelly consiguió la libertad, los Lomax lo ayudaron a triunfar. Pronto se hizo famoso y llegó a influir en artistas como Woody Guthrie, Pete Seeger, The Beatles y Bob Dylan.

     No se sabe muy bien si Leadbelley compuso directamente la canción o si se inspiró en algún tema tradicional de los campos de algodón. Él mismo solía decir en sus conciertos que la canción era sobre su tío Bob Ledbetter, quien, cuando tenía sed, pedía a su esposa que le trajera agua.

     Aunque se suele cantar una versión abreviada de la letra de la canción, vamos a transcribirla aquí con las variaciones más habituales que suelen incluirse en las diferentes interpretaciones (y su traducción aproximada al español).

     --Sylvie, Sylvie.

     Bring me little water, Sylvie.

Bring me little water now.

Bring me little water, Sylvie,

every little once in a while.

     Bring me little water, Sylvie.

Bring me little water now.

Bring me little water, Sylvie,

every little once in a while.

     Sylvie, Sylvie.

     I'm so hot'n dry.

     Sylvie, Sylvie.

     Can't ya hear, can't ya hear me cryin'?

     Bring me little water, Sylvie.

Bring me little water now.

Bring me little water, Sylvie,

every little once in a while.

     Sylvie, come a running

bucket in her/my hand.

     --I will bring you a little water

fast as I can.

     --Sylvie, Sylvie.

     I'm so hot'n dry.

     Sylvie, Sylvie.

     A little drink of water wouldn't satisfy me.

     Don't you see me coming?

Don't you see me, now?

Don't you see me coming?

Every little once in a while.

     Bring it in the bucket, Sylvie.

Bring it in the bucket now.

Bring it in the bucket, Sylvie,

every little once in a while.

     Bring me little water, Sylvie.

Bring me a little water now.

Bring me a little water, Sylvie,

every little once in a while.

TRADUCCIÓN AL ESPAÑOL

     --Sylvie, Sylvie.

     Tráeme un poco de agua, Sylvie.

Tráeme un poco de agua ahora.

Tráeme un poco de agua, Sylvie,

de vez en cuando.

     Tráeme un poco de agua, Sylvie.

Tráeme un poco de agua ahora.

Tráeme un poco de agua, Sylvie,

de vez en cuando.

     Sylvie, Sylvie.

     Tengo tanto calor y estoy tan seco.

     Sylvie, Sylvie.

     Un poquito de agua,  ¡me gustaría tanto! 

     ¿No puedes oírme, no puedes oír mis gritos?

     Tráeme un poco de agua, Sylvie.

Tráeme un poco de agua ahora.

Tráeme un poco de agua, Sylvie,

de vez en cuando.

     Sylvie, ven con un

cubo en la mano.

     --Te traeré un poco de agua

tan rápido como pueda.

     --Sylvie, Sylvie.

     ¡Tengo tanto calor y estoy tan sediento!

     Sylvie, Sylvie.

     Un traguito de agua ¡no me satisfaría ni nada!

     ¿No me ves venir?

¿No me ves?

¿No me ves venir?

De vez en cuando.

     Métela en el cubo, Sylvie.

Ponla en el balde ahora.

Ponla en el cubo, Sylvie,

de vez en cuando.

     Tráeme un poco de agua, Sylvie.

Tráeme un poco de agua ahora.

Tráeme un poco de agua, Sylvie,

de vez en cuando.

Versión original de Lead Belly

Versión para coro (con coreografía)


PAUTAS PARA EL COMENTARIO
  • Las canciones afroamericanas son canciones de trabajo y lamento. La repetición del estribillo sirve para insistir en la idea principal: la sed que pasa el trabajador, el calor que hace en los campos, la dureza de la vida del esclavo.
  • La estructura dialógica de la canción: el hombre pide y la mujer responde. Hay una idea de cooperación, pero parece que ella solo podrá acercarse cuando pueda, cuando tenga tiempo. Se intuye detrás una estructura de opresión: el master (amo), los capataces, no les permiten ninguna relajación, los esclavos solo pueden ayudarse a escondidas.
  • La filosofía de lo concreto que representa la canción. El día a día del esclavo es tan duro que en su vida no hay divagaciones filosóficas, las canciones hablan de las cosas cotidianas, el dolor, la dureza de la vida, la crueldad, la sed, el hambre, la falta de libertad...
  • Las diferencias de acento entre el inglés británico y el inglés americano. Por ejemplo la "t" rotada (rotacismo) (little water). La presencia de lo coloquial (Can't ya hear, can't ya hear me cryin'?). El esclavo, privado de todo, aculturizado, se expresa como puede, en un nivel de lengua nada académico. Lo mismo ocurría en la Antigüedad, había grandes diferencias entre el latín culto y el latín vulgar (del que derivan las lenguas romances).
  • Los partitivos y la expresión de la cantidad, los nombres contables e incontables. Por ejemplo, "a little water", "some water", "a little bit of water", "a bit of water", "a pinch of salt", "a glass of wine", "a bottle of wishky", "un montón de...", "una pizca de...", "un tipo de...", "una clase de..."
  • La función terapéutica de la música: podemos comentar refranes como "Quien canta sus males espanta". Podríamos también hablar de esa necesidad sanadora del canto como un universal humano. Por ejemplo, en Literatura, cuando hablamos de los focos de lírica peninsular en la Edad Media, al hablar de la lírica en castellano siempre se citan las canciones de laboreo, de siega y siembra... La música siempre ha ayudado a la humanidad, es el gran conjuro contra la soledad, las cargas pesadas de la vida, la tiranía... Musicoterapia para la vida. La música no solo hace crecer a las plantas o amansar a las fieras, también ayuda a las personas. Somos seres rítmicos.

MÁS INFORMACIÓN